¿Quiénes son los ganadores del concurso “Potenciate Gastronómico”?

En el marco de la Feria Masticar 2017, se dieron a conocer los tres primeros puestos del concurso “Potenciate Gastronómico”, impulsado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Con la intención de fomentar el desarrollo de emprendimientos en manos de jóvenes, el certamen reunió a más de 150 propuestas a lo largo de todo el país y repartió más de $300.000 de capital semilla para que los ganadores puedan transformar sus incipientes ideas en proyectos concretos.

La final celebrada el 14 de mayo de 2017, contó con un jurado compuesto por importantes referentes gastronómicos quienes se encargaron de seleccionar al podio triunfador ¡Aquí te contamos quiénes son los ganadores y qué es lo que traen entre manos!

Ice Roll

Cuando Iván y Florencia Zuvi se toparon por casualidad con un video viral en las redes sociales, hubo algo que motivó sus deseos por emprender. Se trataba de una nueva tendencia de helados tailandeses que ya comenzaba a hacer ruido alrededor del mundo.

“La técnica parte de una máquina que tiene una plancha que disminuye la temperatura a unos -40° y que permite hacer helados en el momento con distintas variedades como base”, cuenta Florencia.

La coreografía resulta hipnótica: los ingredientes se arrojan todos juntos y con la ayuda de dos espátulas se van formando pequeños rollos de helado que luego se apilan dentro de un recipiente. “La idea es que el cliente pueda crear el helado junto con nosotros y de ese modo armar las combinaciones que más le gusten”, agrega.

Después de haberlo testeado con un prototipo hogareño, el proyecto ahora espera por la máquina que les permitirá producir a gran escala. “El hecho de haber ganado nos sirvió para validar nuestra idea. Si gente tan experimentada como la que había en el jurado consideró que Ice Roll era un proyecto que podía llegar a triunfar en la Argentina, significa que tan locos no estábamos”, concluye Florencia.

Simpleat

Con apenas 23 años, Tomás Iakub se desenvuelve con una soltura envidiable al momento de describir su más reciente creación. Su avidez emprendedora lo llevó a idear Simpleat, un concepto novedoso que pretende acercar la gastronomía a aquellas personas que no cuentan con la experiencia, el tiempo o las ganas necesarias para cocinar platos elaborados.

A través de su sitio web, los interesados pueden solicitar el delivery de cajas que incluyen los ingredientes y las recetas precisas para convertirse en chefs por un día. “Queremos que la gente pueda preparar en sus casas platos que normalmente conllevan un nivel de elaboración importante pero de una manera fácil, rápida y, principalmente, generando una experiencia lúdica en torno a ello”, dice Tomás.

Actualmente ofrecen dos variantes: menúes para ocasiones especiales y menúes congelados para el día a día. La primera opción apunta a generar una experiencia divertida en reuniones con amigos, familiares o en pareja. La segunda, en cambio, busca resolver las necesidades de aquellas personas que simplemente no disponen del tiempo que exige tener que salir a hacer las compras y ponerse a cocinar todos los días.

La clave radica en la implementación de técnicas de cocción al vacío que le garantizan al cliente un método de preparación muy sencillo, manteniendo siempre la calidad de los productos.  “Lo que estamos planteando es que la gente viva una vida más Simpleat”, suelta Tomás.

Más info en: www.simpleat.com.ar

Koko

La premisa de Denise Siciliano es contundente: traer la gastronomía del sudeste asiático a Buenos Aires. “Queremos desmitificar la idea de que para comer algo distinto hay que pagar mucho. El eje central es brindar una opción, económica, efectiva y saludable en comparación con la tan escueta oferta gastronómica local”, señala.

Koko pretende convertirse en un restaurante de fast food y comida al paso, fusionando los sabores tradicionales de Vietnam, Camboya y China, entre otros países.

Denise ya comienza delinear el futuro de su negocio aunque aclara que “Koko significa ‘aquí’ y simboliza el presente, lo único que realmente tenemos y podemos disfrutar”. Toda una declaración de principios.